29 abr. 2016

Hjalmar Schacht. La economía en la República de Weimar y en el Tercer Reich


lien vers l'index de l'article

Hitler  con Hjalmar Schacht  en Hamburgo, 1934


La economía en la República de Weimar y en el Tercer Reich
Die Wirtschaft in der Weimarer Republik und im Dritten Reich
Desde el 30 de enero de 1933, primer día que ocupó la cancillería,, Hitler aplicó en Alemania las teorías económicas dictadas por Hjalmar Schacht, elevado en 1934 a ministro de economía. Esas medidas eran similares a las vigentes en el fascismo de Benito Mussolini y que también serían las del New Deal de Franklin Delano Roosevelt y John Maynard Keynes, aparcándose de esta forma el fracasado y antisocial liberalismo capitalista existente en la República de Weimar, el mismo que había conducido a la Gran Depresión  a las repúblicas y monarquías parlamentarias occidentales; situación sensiblemente agravada  en Alemania debido a las compensaciones de guerra que habían impuesto los vencedores de la Gran Guerra en las disposiciones del Tratado de Versalles.
.
Hitler y Hjalmar Schacht en acto de colocación de la
primera piedra del Reichsbank   1934

La economía en Alemania en el periodo de entre guerras
.
Se pueden distinguir tres fases en la economía aplicada en Alemania en el periodo comprendido entre las dos guerras mundiales, 1919 a 1939. La primera abarca el tiempo que perduró la implantada por obligación República de Weimar desde el final de la Gran Guerra hasta la ascensión del nacionalsocialismo al poder, el 30 de enero de 1933. La segunda, alcanzó desde esa fecha  hasta 1936.
La última llegó hasta los comienzos de la Segunda Guerra Mundial, con la agresión de Alemania a Polonia y la de la Unión Soviética a Polonia, Estonia, Letonia,Lituania y Finlandia.
Pero este último periodo se puede extender hasta mayo de 1940, cuando comienza la economía de guerra en el día que la Werhrmacht invadió Francia, visto que no se pudo anular la declaración de guerra presentada por Londres y París contra Berlín y que tampoco el eje Londres-París amplió ese estado de guerra contra Moscú. Desde entonces, la forma de vivir el pueblo cambió radicalmente en Gran Bretaña, Alemania y, sobre todo, Francia.
.
Alemania durante la República
.
República de Weimar, inflación
expresada con el valor de una
onza troy de oro
Durante la primera fase, tanto la política social como la económica administradas en Alemania se ajustó a las exigencias de los vencedores de la Gran Guerra que habían impuesto un régimen demócrata similar al existente en las repúblicas occidentales. De esta manera nació y se desarrolló la República de Weimar, sometida a las indemnizaciones de guerra fijadas en el Tratado de Versalles.
Será muy difícil que se repita un desastre similar al que asoló a los alemanes durante este periodo: la inadecuada política económica: la fatal gestión y el pago de las deudas de guerra motivaron, acompasando al hambre y la miseria, una inflación de 150.000 millones por cien entre el 1 de enero de 1919 y el 1 de diciembre de 1923.
En los últimas fechas de la República de Weimar, una libra esterlina alcanzó la cotización de cuarenta y tres billones de marcos.
El desempleo en los días finales de la democracia se contabilizaba en 6.034.000 parados, por lo que no se consiguió el pleno empleo hasta diciembre de 1939, dato de gran valor ya que las democracias capitalistas de Occidente habían regresado a la caída económica unos años antes.
.
Paro en Alemania. 1925-1940
En 1929, los crecientes excesos incontrolados y antisociales del capitalismo, tras un gran crash bursátil, abocaron a los occidentales a la Gran Depresión. Por sus características y obligaciones financieras, la democracia alemana fue la nación que más sufrió las consecuencias. Los largos y frecuentes fuertes y agrios enfrentamientos callejeros entre nacionalistas y comunistas exigían, como solución lógica, incontestable el punto final de la situación política, pretendiendo, según la formación políticauna dictadura nacionalista o una comunista. Dentro de la primera solución, los nacionalistas socialistas del NSDAP superaban en número conforme avanzaba el tiempo a los nacionalistas conservadores del DNVP. Los comunistas no cejaban en su viejo empeño de homologar Alemania con la Unión Soviética de Stalin.
.
Por su parte, en aquel 1932, el partido comunista KPD reivindicaba su petición de homologar el régimen alemán al soviético basándose en las opuestas evoluciones de la economía. en la demócrata Alemania y en la dictatorial comunista Unión  Soviética.
Los comunistas continuaban con las exigencias revolucionarias, que habían dirigido Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg, presentadas en los meses anteriores y posteriores al final de la Gran Guerra  que originaron una elevada mortandad y una situación que condujo a Alemania a una postura crítica y deplorable de cara a solicitar el armisticio que se llevó a cabo en el vagón de Compiegne, En aquellos tiempos, la actuación de los nacionalistas conservadores y de los miembros socialistas del SPD apaciguaron la muy difícil situación. En esta ocasión, los nacionalsocialistas  tomaron el protagonismo violento de los militantes del DNVP contra los prosoviéticos del KPD y sus pretensiones.
.
Nacionalsocialismo, fervor popular
Las últimas elecciones legislativas al Reichstag se habían celebrado el 31 de julio de 1932. En ellas el NSDAP había conseguido el 37,3% de los sufragios y 230 escaños de un total de 608, apoyándose en un electorado que había acudido a las urnas en un 84,1% del censo. Pero la suma de las dos formaciones nacionalistas no consiguió el necesario 51% de los escaños.
Repetidas las elecciones el 6 de noviembre, el NSDAP logró un 33,1% de los sufragios del 80,6% del electorado que votó. Tras varios meses de sangrientos enfrentamientos entre nacionalistas y comunistas, empresarios y banqueros liderados por Halmar Schacht, presidente del Reichsbank, presionaron a Paul von Hindenburg, presidente de la República, para que otorgase el poder al NSDAP, solución a la que Hindenburg se mostraba reacio, pues bien sabía que tanto nacionalistas como comunistas no eran demócratas. La solución política pactada conllevaba la exigencia social de hacer desaparecer al comunismo con sus revueltas, convocatorias de  huelgas y proyectos internacionalistas.
.
Alemania durante el nacionalsocialismo
.
Alemania y su recuperación
Dejando aparcados los intereses, las irregularidades y el control de las finanzas que realizaba una banca puesta al servicio del gran capital durante la república, el intervencionismo estatal, novedad programática de la nueva economía social, se dirigió a las grandes inversiones en obras públicas y al desarrollo de la industria. Estas dos líneas fueron piedras fundamentales de la nueva economía, que se completó con la reducción de la burocracia y el endeudamiento controlado del estado a través de la emisión de bonos. Los bancos incrementaron el crédito al sector privado, compaginando el beneficio nacional, el empresarial y el bancario.
Los excesos antisociales del modelo capitalista liberal incontrolado de la economía de la República de Weimar (similares a los existentes en Occidente democrático) quedaron suprimidos, y la economía capitalista fue regulada por disposiciones estatales, que acompasándolas con una protección al trabajador, la total ausencia de conflictividad laboral y un régimen fiscal equitativo con las rentas percibidas, logró un justo reparto de la creciente riqueza de bienes, bien reflejada en la enorme disminución de la inflación y el paro que se consiguió.
La bajas o casi nulas infracciones administrativas, del capital y de mercado resultaron imprescindibles en la singular recuperación económica de Alemania. Se había suprimido la corrupción y la cara dejadez estatal.
El Reichsbank con Hjalmar Schacht
.
Con la nueva filosofía económico-social y el entusiasmo del trabajador no comunista, que trocó el paro y la miseria por trabajo y esperanzas, desde el primer momento se logró en Alemania  creciese con fuerza la producción industrial y bajase el enorme desempleo existente, hasta llegarse al pleno empleo en los comienzos de la Segunda Guerra Mundial; dejando  la sociedad alemana de padecer las inflaciones anuales de decenas de miles por cien, expresión contable del casi irrepetible desequilibrio entre la oferta y la demanda de bienes.
.Una vez asentada la economía, en 1936 se puso en marcha el "Plan de Cuatro Años". Bajo la dirección teórica de Herman Göring se desarrollaron las autopistas a la vez que un automóvil popular, el Volkswagen: su fabricación se inició en 1937. La industria siderometalúrgica adquirió un insospechado desarrollo cualitativo y cuantitativo, sobre todo la relativa al armamento.
Se debe consignar el hecho de que no habiendo podido Alemania desarrollar previamente la industria aeronáutica logró en un breve espacio de tiempo conseguir aviones de guerra competitivos. Al final de la segunda Guerra Mundial, éstos eran los más avanzados, pero tardíos; un dato más para entender que la integración de los alemanes de Danzig en la madre patria bien pudo haberse demorado tres o cuatro años. Y es que las prisas siempre han sido malas consejeras,
.