8 may. 2013

Mi pensamiento acerca de quienes fueron los culpables de la Guerra Civil española


Fin de la guerra.  Le Perthus.   Ejército republicano
Leer:" El Alzamiento Nacional fue proyectado y provocado por la Internacional Comunista y el Gobierno de la República Española del Frente Popular"
.
enlace con el índice general
.
La Tercera Internacional, el Frente Popular,
Los milicianos y las cusas internas de su derrota
..........................

Actualmente, la "profesionalidad" de políticos de la democracia, que pululan en gran demasía, y los escritores amarillos están confundiendo la Memoria Histórica, al mezclar las bondades y necesidades de la sociedad española de 1936 con las existentes en años posteriores, pues no tiene nada que ver la bondad y necesidad del Alzamiento (que arraigó en una buena parte de los militares y las fuerzas del orden y en el cincuenta por ciento de la población civil que no admitía la sovietización) con el anacronismo de la dictadura franquista, que, tardíamente, se disolvió con inesperada facilidad, al conseguir, o intentar, una buena parte de sus dirigentes ser profesionales del nuevo régimen.
.
Ya en guerra, una cosa es recibir ayuda de una de las dos potencias hegemónicas (ambos bandos lo hicieron) en el continente europeo, la Unión Soviética y Alemania, y otra es querer implantar en España uno de aquellos dos regímenes: la España Nacional nunca intentó convertirse en nacionalsocialista; la República del Frente Popular estaba pasando en la primavera de 1936 de ser una sucursal del estalisnismo a ser una parte de él. Es más, a pesar de ser judíos la mayoría de los dirigentes de Stalin durante la guerra civil y de la Brigada Lincoln, casi conformada por judíos, el régimen nacional amparó a los judíos en tiempos del Holocausto, al punto que Golda Meir y otras personalidades israelitas expresaron manifestaciones de agradecimiento a Franco.
.
Es imprescindible separar ya la guerra civil de la dictadura.

Mi pensamiento acerca de quienes fueron los responsables de la Guerra Civil española
.
Por preguntas al respecto de la serie de artículos acerca de la Guerra Civil Española, considero oportuno publicar aquí varios párrafos, a los que he añadido otros ya escritos en "El Manifiesto Comunista y Jose Antonio Bru" y "España no era demócrata en 1936".  Con ellos queda clara mi postura sobre los responsables del conflicto.
...............................
Jose Antonio Bru Gómez
Mi pensamiento:
Los culpables de la guerra civil, a corto plazo, fueron unos políticos ciegos y  algunos escritores-ideólogos de la izquierda,  en su violento afán de obligar a los españoles a la homologación política, social y económica con el régimen de la Unión Soviética, en franca expansión en Europa Continental y que desde la subida al poder absoluto de Stalin no sólo se habían anulado los derechos fundamentales del hombre sino que asesinaba a los sacerdotes ortodoxos (entre 1927 y 1940, fecha en la que se doblegó la Iglesia Ortodoxa rusa fueron asesinados cerca de cien mil sacerdotes y cerradas casi todas las iglesias).
.
El proletariado, que vivía en la miseria sentía que no sólo eran un fiasco las promesas realizadas por la Segunda República, aumentadas al ser llevado el frente Popular a la dirección de la nación, sino que con ella su situación empeoraba. Las ilusiones forjadas por las disposiciones formuladas por los políticos, al fallar se convirtieron en el caldo de cultivo de una lógica reacción muy violenta del proletariado, que recondujo su extrema pobreza y desesperanza en odio hacia las instituciones tradicionales españolas. Sentimiento acrecentado por el fracaso revolucionario y consecuente represión de octubre de 1934.
.
Sin embargo, a medio y largo plazo, los culpables fueron los políticos de la monarquía y los dirigentes del capital, expresión de una derecha de corte feudal, poseedora del patrimonio nacional, con riquezas procedentes de latifundios "tomados" en su día o de privilegiados negocios, dentro o fuera de España, realizados con esclavos o trabajadores mal pagados o esclavizados. La lógica reacción proveniente del alma y falta de patrimonio de las clases desfavorecidas, fue fácil presa de los demagogos estalinistas. La justicia social brillaba por su ausencia. El miliciano violento estaba" servido".
.
Esa élite en el poder, monopolizadora perenne, colaborando con la mezquindad de una burguesía capitalista a su servicio,  empobrecieron y envilecieron durante décadas, y siglos, a un pueblo español rebosante de mansedumbre ciudadana y carente de las libertades y los derechos básicos del hombre. Un pueblo que había ido a morir en las imperialistas guerras en ultramar para defender derechos del capital caciquil, y recientemente en Marruecos. El desastre de 1898, el Barranco del Lobo, la Semana Trágica, Annual y Monte Arruit marcan un límite de lo que puede soportar un pueblo que se ve abocado a defender posturas agresoras imperialistas marcadas desde el poder apelando a la falaz idea del patriotismo.

Aquella sociedad elitista y reaccionaria situó a un pueblo, sobrado de miseria económica y cultural, en manos de unos mamarrachos que iban a transportar a toda la nación al "paraíso socialista" predicado por Stalin,. Para lograr tal proyecto,  desde la cúpula del partido socialista, formalizaron una revolución en septiembre y octubre de 1934. Falló la cruenta sublevación. Entonces, la sovietización comenzó a aplicarse tras la legalidad y la maniobra de la Komintern al crear el Frente Popular.
Si en este retorcido espectro social, añadimos la bipolarización existente en el continente europeo, fascismo-estalinismo, debido al fracaso de las democracias capitalistas antisociales de la época, obtendremos sin lugar a dudas, el estallido de unas fuerzas reprimidas, tanto las vinientes desde hacía décadas o de otras presentes que veían peligrar sus firmes creencias religiosas y sus patrimonios.

Fin de la guerra, entrada en Madrid
                                                              Mi carácter político
.
Cierro este capítulo con un comentario daliniano, pues me han solicitado marque bien mi pensamiento y diferencias con el del escritor prototipo de derechas (y en la actualidad, de forma similar se puede aplicar al escritor que vende lo que escribe a las izquierdas): "Ese Escritor".
.
Ese Escritor tiene su público .........................................................................Yo no
Ese Escritor, por eso, vende mucho ..................................................... .........Yo no
Ese Escritor se recrea normalmente en pormenores........................................Yo no 
Ese Escritor es "coherente" y previsible en política .................................... .....Yo no
Ese Escritor dice lo que quiere escuchar la derecha..........................................Yo también
Ese Escritor no dice lo que quiere escuchar la izquierda..................................Yo sí
Ese Escritor no quiere a los traidores a España .............................................Yo tampoco
Ese Escritor no quiere a los manipuladores de la Constitución .............  .......Yo tampoco
Ese Escritor pasa, o casi, de Marx .................................................................Yo no
Ese Escritor no ve la "absoluta" necesidad, en su día, de El Manifiesto ..............Yo sí
Ese Escritor no denuncia a los malos políticos del XIX (de derechas) .............. ..Yo sí
Ese Escritor no denuncia a los malos políticos de derechas de inicios del XX . ...Yo sí
Ese Escritor denuncia a los malos políticos de izquierda .....................................Yo también
Ese Escritor no ve la excelencia de la socialdemocracia de Kautsky ..................Yo sí
Ese Escritor es querido por la derecha ..............................................................Yo no
Ese Escritor es odiado por la izquierda ..............................................................Yo también
Y como no pretendo conseguir con mis artículos dinero o cargos políticos, continuaré permitiendo a mi pensamiento actuar con plena libertad.
.........................
.
Viviendas en Legazpi, casi centro de Madrid, década 1920
La caída constante de la economía desde la implantación de la República; los sucesos de mayo de 1931 y la aparición de otros casos violentos, como los de Casas Viejas y Arnedo, dieron pie tanto a una miseria que cada vez más envolvía al pueblo español como a un desánimo popular, al comprobarse que la República no era capaz de atisbar una solución, ni siquiera para el lamentable problema agrario.
La Revolución de Octubre de 1934 en España fue un fiel reflejo de la actitud de los émulos de la Revolución Rusa, a los que les interesaba profesionalmente tener un régimen similar al soviético (con muchos seguidores en Europa Continental, gracias a la caída de las capitalistas y antisociales democracias de entonces) y que se sirvieron de la indignación popular existente con la Segunda República para realizar la que resultó fallida revolución.
.
Jose Antonio Primo de Rivera
fusilado por el Frente Popular
Una eficaz maniobra dirigida por la Internacional Comunista conformó el Frente Popular, que subió al poder, por una pequeña diferencia en el voto popular, pero suficiente. Desde entonces, y como bien se dejó claro en la Sesión de Cortes del 16 de junio de 1936, el Estado de Derecho había quebrado. La ilegal defenestración de Alcalá Zamora y, sobre todo, el intento de asesinato en las personas de Gil Robles y Antonio Goicoechea y el asesinato consumado de Calvo Sotelo, acciones todas ellas realizadas desde el poder, sólo fueron el certificado de esa quiebra de la democracia. España no era una nación demócrata en julio de 1936.
.
El Alzamiento Nacional, encabezado por Francisco Franco, José Sanjurjo y Emilio Mola, no se levantó contra un régimen democrático, tampoco contra una idea democrática ni contra el pueblo; se alzó contra el estalinismo, contra una situación degenerada e improrrogable. Además, este Alzamiento fue proyectado y provocado por la Internacional Comunista y el Gobierno de la República del Frente Popular para suprimir el último estamento español que aún no controlaban y que consideraban fácil de vencer. (Leer: "El Alzamiento Nacional fue proyectado y provocado por la Internacional Comunista y el Gobierno de la República Española del Frente Popular")
.........................
Para celebrar la victoria del Alzamiento tuvieron que transcurrir mil días de esperanzas y sufrimientos. Al final de ellos, no se restauró la maltratada y perdida democracia, deseada en 1931 por la gran mayoría de nuestros padres . Por el contrario, nació una nueva casta social, bajo un régimen autoritario, que limitaba o anulaba demasiadas libertades básicas, incompatible con una sociedad moderna, cuando Europa regresó a la normalidad política y al progreso.
Juan Antonio Sameranh y Rodolfo Martín Villa
saludando. ¡Ay con los demócratas profesionales!

Esa casta social se olvidó del sacrificio de las juventudes del Requeté y devaluó la de los falangistas que no habían muerto durante la guerra, como fueron los casos de Dionisio Ridruejo y Manuel Hedilla. Mientras que otros falangistas, o del Movimiento, que no habían destacado antes de 1939 o no eran falangistas ese año, ocuparon altos cargos en Falange, Estado, deportes, política e incluso en la democracia: Ramón Serrano Suñer,, José Antonio Elola-Olaso, y en la democracia: Juan Antonio Samaranch, Adolfo Suárez, Rodolfo Martín Villa etc..
Requetés y falangistas, juventudes vertebradas por su anticomunismo y anticapitalismo y por alimentarse en las clases medias tradicionalistas. Juventudes perdidas por la guerra, al igual que la de otros combatientes idealistas de la República, españoles o de las Brigadas Internacionales.
.................................