3 feb. 2013

El Cuartel de la Montaña. Joaquín Fanjul. Miguel García de la Herrán


Cuartel de la Montaña. Un tiro en la nuca a los militares de graduación
y a los falangistas. Foto de Alfonso.
Enlace con el índice clasificado de artículos del blog
Enlace con los artículos recomendados del blog
Enlace con el capítulo quinto
.
Leer: "El Alzamiento Nacional fue proyectado y provocado por Internacional Comunista y el Gobierno de la República Española del Frente Popular"
.
Leer: "Mi pensamiento acerca de quienes fueron los responsables de la guerra civil"
.................................................................................................
Cuartel de la Montaña, en vísperas del 18 de julio
                                             Capítulo Sexto. El Cuartel de la Montaña
.
El general Joaquín Fanjul
En Madrid, a última hora del 18 de julio, el general de división Rafael Villegas depuso en su actitud de participar en el Alzamiento, mientras que el gobierno había sustituido al frente de la Primera División a Virgilio Cabanellas por José Miaja.
Entonces, el general Joaquín Fanjul Goñi tomó la iniciativa, entró en el Cuartel de la Montaña, el mayor y más céntrico de Madrid y provincia, donde se almacenaba una gran cantidad de cerrojos de fusil, unos 45.000. Desde allí, Fanjul declaró el estado de guerra en la región. Era el 19 de julio por la tarde.
A los 1.500 militares acuartelados se unieron unas docenas de falangistas y algunos partidarios del Movimiento. Se cifra en 55 los falangistas muertos en la defensa o ejecutados más tarde.
Mientras tanto, los milicianos del UMRA, Unión Militar República Antifacista, tomaron los ministerios de Guerra y Marina.
Fanjul confiaba que el general de Brigada Miguel García de la Herrán acudiese para ayudarle con las tropas ubicadas en los campamentos de la zona de Carabanchel, constituidas por varios cuerpos de ejército y equipadas con material bélico de diversa índole. Sin embargo, el levantamiento en estos cuarteles fracasó, y el general y el teniente coronel Alberto Álvarez de Rementería murieron a manos de miembros de su unidad, siendo fusilado el coronel Cañedo. El resto de los militares partidarios de la sublevación se quedaron sin una guía válida, siendo apresados. Las bases aéreas d Getafe y Cuatro Vientos optaron por no sublevarse.
.
Fanjul no se retiró cuando aún podía hacerlo. La custodia de los cerrojos pudo ser la principal causa de sus dudas, pues de los sesenta y cinco mil rifles almacenados en el Parque de Artillería, sesenta mil cerrojos estaban guardados en el Cuartel de la Montaña. También la esperanza de recibir refuerzos.
Las primeras luces del día 20 contemplaron un cuartel acorralado y a tiro de los cañones ligeros subidos a las azoteas de edificios próximos. Pronto se inició el cañoneo, unido a esporádicos bombardeos de la aviación y a una constante consigna lanzada desde altavoces para que los soldados acuartelados, considerados como camaradas, abandonasen la lucha.
.
Alegría del Frente Popular tras la victoria
en el Cuartel de la Montaña. Puerta del Sol, 20 de julio
La tropa del Cuartel de la Montaña en general y algunos jefes y oficiales, en particular, no comulgaban con la sublevación. Tampoco se alinearon con el general Fanjul los componentes de la Guardia Civil, los carabineros y las Guardias de Seguridad y Asalto. La disparidad de criterios y la ausencia de control originó un sensible desconcierto en el cuartel, que incluso alcanzó a los sitiadores, que creyeron que suponía una rendición de la plaza algunas banderas blancas que asomaron a lo largo del enorme edificio. Esto dio lugar a ataques incontrolados, con la consiguiente mortandad.
Los defensores, desmoralizados, se rindieron a las fuerzas del ejército y a los milicianos, que habían sido armados por el teniente coronel Rodrigo Gil Ruiz, jefe del parque de artillería, y su ayudante el capitán de Artillería Urbano Orad de la Torre, contraviniendo las órdenes y parecer de Manuel Azaña y de Santiago Casares Quiroga.
.
El Cuartel de la Montaña tras la batalla
Los milicianos, bajo disposiciones de la cúpula frentepopulista, fueron los responsables del asesinato de los militares y falangistas rendidos, que tuvieron entre 300 y 600 muertos, de ellos 145 jefes y oficiales,  casi todos heridos mortalmente con un tiro en la nuca disparado en el patio del cuartel; entre ellos estaba el coronel Mateo Serra de Infantería y al coronel Tomás Fernández de la Quintana del Regimiento de Zapadores. El Gobierno nunca ofreció cifras de las bajas  en los análisis ofrecidos explicando el desarrollo de la operación.
El general Fanjul, herido durante el sitio,e y su hijo, el teniente médico José Ignacio, fueron juzgados y ejecutados durante el próximo agosto.
En Madrid, entre los sublevados sólo el Regimiento de Transmisiones de El Pardo pudo huir, y, en camiones, unirse en San Rafael a la columna de Ricardo Serrador Santés que desde el norte avanzaba sobre la capital española.
.
El Gobierno emitió un parte de guerra a las once de la mañana.
.
"El Gobierno se complace en comunicar que el movimiento está completamente dominado.
Cartel republicano ridiculizando a los nacionales
Los rebeldes se han entregado a las fuerzas leales en Getafe y la artillería ha sido ocupada. Los cuarteles se hallan en poder de las fuerzas leales y se ha hecho más de un millar de prisioneros entre Jefes y Oficiales. En el Cuartel de la Montaña, los soldados, con un alto espíritu republicano abandonaron a los Oficiales traidores a la República. Los cuarteles de María Cristina y Vicálvaro se hallan en poder del Gobierno. El Gobierno se siente más firme y robustecido que nunca con el apoyo de las fuerzas leales y milicias armadas. Todos cooperaron con admirable espíritu de lealtad. Fuerzas de Asalto, Guardia Civil, Carabineros y milicias armadas son el más alto ejemplo de espíritu republicano, y una vez más los enemigos de la República han sido vencidos.
En provincias, el sometimiento al Gobierno es progresivo y constantemente se reciben noticias en este sentido con multitud de adhesiones en todos los sectores. Las fuerzas rebeldes de Burgos han sido disueltas por nuestra gloriosa Aviación, habiéndoles causado numerosas bajas.
¡Españoles, el triunfo es nuestro! El Gobierno, cada vez más asistido por la Guardia Civil, de Asalto, etc., y milicias armadas y Marina de Guerra, ha dominado la situación. Españoles: ¡Viva la República!".
.
Milicianos combatiendo en las calles
A las once y cuarto, dentro de un parte más extenso, a nivel nacional, se hacía referencia a la situación en Madrid:
"En Madrid, el Gobierno es dueño de todos los resortes y ha ordenado la clausura de cines y teatros, con el fin de evitar molestias a los ciudadanos, puesto que por las calles circulan miles de hombres armados con la autorización del Gobierno, que cooperan con todo entusiasmo con las fuerzas de Guardia Civil y Asalto". 
Una de las proclamas lanzadas por la aviación dentro del cuartel, acababa, tras animar a la rebelión: "¡Soldados, ayudadnos en estas horas decisivas y sumad vuestros esfuerzos a los del Frente Popular, a los de la República, a los de España. El Comité de Vigilancia del Frente Popular!".
.
Esta usted dentro de "Jose Antonio Bru Blog"
.