14 may. 2009

Anschluss de Austria. Los Sudetes. Hitler y Chamberlain

Hitler en Hedenplatz, Viena. 
En los Acuerdos de Locarno, firmados en octubre de 1925, Alemania reconoció por primera vez las nuevas fronteras con Francia y Bélgica fijadas unilateralmente y sin sensibilidad en el Tratado de Versalles; y lo hizo porque la Sociedad de las Naciones acordó en Locarno solucionar el punto relativo a Danzig y los Sudetes, regiones germánicas, circunstancia sobradamente reconocida por todos los firmantes del Acuerdo. Sin embargo, la burocracia y  los deseos íntimos de los vencedores se impusieron. Transcurrieron años y nada se realizó de lo pactado en Locarno, ni plebiscitos ni consultas en los pueblos damnificados, ante la creciente indignación de los alemanes y el sufrimiento de los compatriotas que habían sido excluidos de Alemania.  El nacionalsocialismo recogió en su programa  las reclamaciones y el sentir del pueblo alemán.   Leer "La Sociedad de las Naciones. Acuerdos de Locarno".

.
                                                              Anschluss de Austria
.
Entrada en Salzburgo
La derrota de alemanes y austrohúngaros en la Gran Guerra marcó el final de la dinastía de los Habsburgo, casa dinástica que había regido un imperio, conocido por varios nombres, desde los tiempos de Rodolfo I, en 1275.
Las disposiciones de los tratados que colocaron el punto final a la Gran Guerra, prohibieron no sólo la continuidad de los Habsburgo en el poder sino también la unión de Austria con Hungría o con Alemania.
En Austria, para cimentar el nuevo régimen democrático, impuesto por los vencedores, se asociaron los dos grandes partidos que existían en elmomento: el Social Cristiano y el Partido Social Demócrata de los Trabajadores de Austria, el SDAPÖ, fundado en 1888 gracias a la fusión de varios partidos pequeños. Un buen porcentaje de los simpatizantes de ambos partidos deseaba la unión de Austria con Alemania. Sentimiento que se acrecentó con el radical cambio positivo que mostró la evolución de la economía alemana al aplicarse el modelo económico y social del nacionalsocialismo, reflejo del fascista  (1).

La coalición de los dos partidos configuró un Gobierno Provisional con la misión de finiquitar los temas pendientes de la guerra y redactar una constitución demócrata. Se nombró presidente del Gobierno al socialdemócrata Karl Seitz, y canciller a su compañero político Karl Renner, quien encabezó la delegación austriaca que había tenido que firmar el Tratado de Saint-Germain, ya que el Tratado de Versalles sólo se aplicó a Alemania (2).
.
Entrada en Insbruck
La nueva constitución fue aprobada por el pueblo en julio de 1920, dando lugar a la primera República de Austria. Fue elegido presidente el independiente Michael Hainisch, que ocupó el cargo hasta 1928, tras permanecer en él durante dos legislaturas
A Hainisch le sustituyó el socialdemócrata Wilhelm Miklas, político que resultó fundamental en el acercamiento entre Alemania y Austria, al hacerse eco de la voluntad de la mayoría de sus paisanos y permitir, por ello, todo tipo de actos y organizaciones que llevaron, al fin y al cabo, a la fusión con Alemania. Sin embargo, Miklas durante sus mandatos presidenciales consintió los desmanes del canciller socialcristiano Engelbert Dollfuss, que había reemplazado en la cancillería a Karl Buresch el 20 de mayo de 1932.
.
entrada en el Tirol
Dollfuss se encontró con los peores efectos de la Gran Depresión, que atenazaba a todas las democracias occidentales, y con el incremento de la reclamación popular deseosa de la unión entre austriacos y alemanes.
La ascensión al poder del Partido Nacional Socialista de los Obreros, NSDAP, en Alemania motivó que Dollfuss ilegalizara este partido en Austria, pues tendría el lógico temor de perder su puesto y la hegemonía de su partido.
No obstante, como el Parlamento no consideró ni acertada ni democrática esta medida presidencial, Dollfuss optó por disolver la Cámara. Todos estos sucesos acaecieron en marzo de 1933. Desde entonces, Dollfuss pasó a gobernar a base de decretos, a espaldas de la voluntad del pueblo expresada en las urnas. 
.
entrada en Viena
Llegó el momento en el que la clase obrera austriaca, motivada por la gravísima crisis económica que padecía, se sublevó en varias ciudades austriacas, entre ellas, Viena. Los deseos de la unión con Alemania y de disponer de un sistema económico similar al exitoso alemán también fueron expresados durante una cruenta revuelta. El ejército y fuerzas paramilitares lograron sofocar esta revolución de febrero de 1934. A resultas de la situación, Dollfuss proscribió la actividad del SDAPÖ, partido que se había convertido en un discípulo ideológico del NSDAP alemán. Dolfuss también ilegalizó el partido comunista. La democracia sufrió otro castigo.
.
A partir de esos días se puede considerar por terminada la existencia de la Primera República de Austria, al convertirse en un régimen dictatorial de carácter conservador y católico; en realidad, Austria adoptó un sistema político con tintes fascistas.
En los primeros meses de 1934, Dollfuss ordenó modificar la constitución, convirtiendo Austria en una federación de pequeños estados.
El 25 de julio de 1934, varios jóvenes nacionalistas austriacos atentaron, con éxito, contra la vida de Dollfuss. Los agresores fueron detenidos y ejecutados
A raíz de este suceso, se nombró canciller al conservador Kurt Schuschnigg, que en esa legislatura ocupaba la cartera de Educación.
Schuschnigg era partidario del Anschluss de Austria (palabra que significa conexión, pero en el sentido de anexión, de absorción). Sin embargo, Schuschnigg era temeroso de las posibles consecuencias internacionales, pues esa decisión unificadora era contraria a las disposiciones del Tratado de Saint Germain, por lo que no adoptó ninguna medida al respecto.
Hitler en la abadía de Melk
.
A principios de 1938 llegó el momento en el que Schuschnigg no pudo oponerse al clamor popular que solicitaba la convocatoria de un referéndum acerca de la unión de Austria con Alemania. Entonces  lo convocó para unos días después, el 13 de marzo, de forma que los nacionalsocialistas no tuvieran tiempo suficiente para realizar una campaña eficiente de propaganda.
Además, Schuschnigg dispuso no dejar votar a los menores de 24 años, cuando la gran mayoría de la juventud profesaba el sentimiento nacionalsocialista.
.
Sólo convocarse el referéndum, Hitler, el 10 de marzo, ordenó el acercamiento de sus tropas a la frontera con Austria y la movilización de sus partidarios en las principales ciudades de Austria.
Hitler, solicitó a Miklas que sustituyera a Schuschnigg por Arthur Seyss-Inquart, un nacionalsocialista que desde el mes anterior ocupaba la cartera de Interior. Exigió, además,la aplicación de otros puntos de poca entidad política.
.
Al negarse Miklas a las peticiones de Hitler, éste le comunicó que sus tropas invadirían Austria a primera hora del día siguiente. Miklas, sin más, dimitió, siendo nombrado canciller Seyss-Inquart, que de inmediato solicitó la entrada del ejército alemán en el día, y en la hora, señalado: el 12 de marzo de 1938. El Anschluss se convirtió en una realidad.
.
Hitler se dirigió por primera vez, en Austria, a sus paisanos desde el balcón del Ayuntamiento de Linz el 13 de marzo. Linz es una ciudad ligada a la familia y la infancia de Hitler.
Dos días después, Hitler habló al pueblo vienés en Heldenplatz, delante del Hofburg, el Palacio Imperial de los Habsburgo.
Seyss-Inquart convocó el debatido referéndum para el 10 de abril. En él no pudieron votar ni los judíos ni los comunistas reconocidos. El 99,73% del voto electoral se decantó a favor del Anschluss de Austria; pero se había presionado al pueblo para conseguir un porcentaje de voto de tal magnitud. El Anschluss ya no sólo era un hecho real, sino también un hecho legal.
El 3 de julio de 1938 los ciudadanos de Austria fueron equiparados a los de Alemania en derechos y deberes. El 3 de marzo de 1940, Viena dejó de ser la capital de Austria, Berlín tomó su relevo.

Jorge VI, Chamberlain y esposas
                                                                         Los Sudetes
.
la Wehrmacht en los Sidetes
En el Pacto de Locarno de octubre de 1925, se había acordado resolver el tema de los Sudetes (Sudeterland) con una consulta a los allí residentes; para ello, Alemania había cedido, aceptando en compensación otras cuestiones en litigio. Sin embargo, las potencias vencedoras de la Gran Guerra hicieron caso omiso de las resoluciones al respecto allí tratadas, pues no se realizó el convenido referéndum en la región de Los Sudetes (1).
El 1 de octubre de 1933 se creó el Partido Alemán de los Sudetes, encabezado por Konrad Henlein. Dos años más tarde esta agrupación política ganó las elecciones regionales, con un 80% de los votos, gracias a su filosofía popular de que los Sudetes quedaran encuadrados dentro de Alemania y con su filosofía oficial de que los Sudetes formaran parte de un Estado Federal, idea lógica vista la amalgama de etnias e idiomas que cohabitaban en la recién inventada nación llamada Checoslovaquia (3).
El hecho de haber obtenido un ochenta por ciento de los votos electorales, en la región, daba motivos suficientes al Partido Alemán de los Sudetes para que su petición oficial fuese atendida por el Gobierno Central. Sin embargo, su solicitud fue rechazada.
.
Hitler en Karlsbad
El descontento de la población de los Sudetes, con respecto a la administración de Praga, fue creciendo. El Partido Alemán de los Sudetes, que había hecho de Carlsbad la capital regional, exigió, sin más preámbulos, la autonomía el 24 de abril de 1938 aplicando los decretos de Carlsbad .
El gobierno checoslovaco, dirigido por Edvard Benes, no se hizo eco de la petición; pero sí Hitler, que decidió entrar con sus ejércitos en los Sudetes, dando un plazo para su consecución, fijándose, a tal efecto, la fecha límite del 1 de octubre de 1938.
.
Por otro lado, Polonia y Hungría reclamaban a Checoslovaquia la devolución de las regiones de Zaolzie y el sur de Rutenia, que históricamente formaban parte de su integridad nacional y que estaban habitadas en su mayoría por polacos en Zaolzie y húngaros en Rutenia. Zaolzie había sido invadida y tomada por lar armas, contra la voluntad popular, por los checoslovacos cuando Polonia guerreaba con Ucrania tras la Gran Guerra. Los Cárpatos Rutenos habían quedado bajo la administración de Praga, al igual que los Sudetes, por una graciosa decisión unilateral de los vencedores de la Gran Guerra.
.
La decisión de Hitler de hacerse eco de la voluntad mayoritaria del pueblo de los Sudetes cristalizó cuando encargó al general Ludwig Beck un plan de ataque a los Sudetes; para ello tuvo que vencer la opinión de una buena parte de su jefatura militar que no era partidaria de semejante acción.
Chamberlain y Hitler
Entonces, Hitler sustituyó en la dirección del proyecto a Beck por Franz Halder, que fue nombrado Jefe del Estado Mayor (4). Decididamente, Hitler estaba resuelto a que no se repitiera el error cometido en Locarno.
Gran Bretaña, sobre todo, y Francia se encontraban en la tesitura de reemprender la guerra con Alemania o faltar a sus compromisos, Por ello, Neville Chamberlain, primer ministro británico, acudió a Berchtesgaden (lugar de vacaciones del führer, en los Alpes bávaros) para conversar con Hitler el 15 de septiembre de 1938.
.
Unos días más tarde, el 22, de reanudaron las conversaciones en Bad Godesberg, a orillas del Rhin y en las proximidades de Bonn. Al no llegarse a un acuerdo se convino celebrar una conferencia en Múnich junto con Édouard Daladier y Benito Mussolini, quien ostentaba la misión de ser el pacificador al no ser parte interesada en el conflicto. Hitler se opuso a que la delegación checoslovaca interviniera en la reunión, celebrada los días 29 y 30 de septiembre.
Alemania, Reino Unido y Francia, con la mediación de Italia, llegaron a un acuerdo, "Acuerdo de Múnich", por él se permitió a los ejércitos de Hitler entrar en los Sudetes al día siguiente, el 1 de octubre. Diligencia cumplimentada sin violencia, al haberse retirado con rapidez las tropas checoslovacas.
.
Ese mismo día, Neville Chamberlain recibió el homenaje popular de los ingleses, siendo recibido, junto con su esposa, por el rey Jorge VI y su mujer, Isabel Bowes-Lyon. Chamberlain, asomándose a una ventana del 10 de Downing Street pronunció estas palabras: "Creo que se ha asegurado la paz en nuestra época".
Acuerdo de Múnich.   Chamberlain, Daladier,
Hitler y Mussolini
Sólo se alzaron algunas voces en el Parlamento de Londres contra de la decisión de Chamberlain; destacando la de Winston Churchill, que motivado por la situación que se estaba creando, llegó a decir, valorando tanto la agresividad de Hitler como la complacencia de Chamberlain: "Si Hitler invadiese el infierno, yo haría una referencia favorable al diablo en la Cámara de los Comunes".
.
En la zona oeste de aquella Checoslovaquia existían, aparte de los Sudetes, otras pequeñas zonas con mayoría de población germana. El gobierno de Praga creyó necesario dividir el país en varias regiones autónomas cuando se desmoronaba una identidad nacional que nunca había existido.
La Wehrmacht sin problemas, en Bohemia y Moravia el 15 de marzo de 1939, mientras que el este de Checoslovaquia, Eslovaquia, se configuró como un estado independiente.
.
A Hitler ya sólo le faltaba para cumplimentar su proyecto nacional, recuperar Danzig, para ello firmó un pacto con la Unión Soviética, por  elcual Hitler se quedaba con Danzig y Polonia del Oeste, mientras Stalin se anexionaba Polonia del Este, Letonia, Lituania, Estonia y el sur de Finlandia.
Cuando en septiembre de 1939 se plasmó la realidad del pacto con la agresión ruso-germana,,británicos y franceses declararon la guerra a Alemania y expresaron sus repulsas a la Unión Soviética. Leer "Danzig"
..................................................................................................
.................................................................................................
Aclaraciones complementarias
.
Hitler incorporó a Alemania los Sudetes alemanes y se anexionó el resto de Checoslovaquia sin proceder a expulsar de allí a checos. Hitler no sólo reintegró la situación de las fronteras alemanas anteriores a 1914, sino que políticamente incrementó su imperio con regiones que durante los siglos precedentes habían estado ligadas a los germanos, y Chequia era una de ellas, no así Eslovaquia.
Los alemanes, expulsados, abandonan  Reichenberg
Los aliados, por el Tratado de Versalles habían creado una nueva y falsa nación, Checoslovaquia, reuniendo por decreto culturas e idiomas distintos; en ella, estaban incluidos Los Sudetes.
Tras la Segunda Guerra Mundial, a Alemania no sólo la restaron suelos patrios, sino que varios millones de alemanes fueron expulsados de sus hogares, de la tierra de sus padres, de las ciudades levantadas por ellos. Esta cantidad se estima incluso en más de doce millones de personas, lo que causó, directa o indirectamente, una gran mortandad.
En la fotografía de la derecha podemos ver, en julio de 1945, como los alemanes de los Sudetes, expulsados caminan desde Reichenberg, cuyo nombre se cambió por el de Liberec; al igual que la capital Karlsbad se convirtió en Karlovy Vary. Karlsbad había sido fundada en 1370 por el emperador Carlos IV, del Sacro Imperio Romano-Germánico. Los Sudetes no sólo son distintos geográficamente a la próxima Chequia, sino que las barreras culturales que existían entre alemanes y checos eran todavía mayores que las impuestas por la orografía
.......................
.......................
.
.
(3) ¿Los motivos existentes en las Conferencias de Paz de la Gran Guerra dictaminar para la creación de Checoslovaquia?  Tuvieron que incidir varios para llegar a semejante despropósito:
Woodrow Wilson, forjador de los Tratados de Paz, pensaría: ¿por qué no iba a salir bien la mezcla de tal mosaico de gentes, cuando Estados Unidos era un precedente ejemplo de éxito? Sin embargo, los europeos empezaron allí una vida, sin odios ni atavismos religiosos, sociales y políticos.
Otro interés, de los vencedores, era el de reducir la potencialidad de Alemania, de Austria y, por qué no, de Hungría, aquella Hungría, integrante del imperio austrohúngaro.
También influyó en el desastre de los tratados de paz el desconocimiento, o desidia, de los vencedores acerca de los problemas centroeuropeos; de ahí los conflictos bélicos que sólo acabar la Gran Guerra, afligieron a Europa Central y Europa del Este.

Engelbert  Dollfuss
La mayor limitación de los tres vencedores (no considero a Italia entre ellos) para administrar justicia tras la Gran Guerra provino de una estúpida idea, pues consideraban que los regímenes democráticos eran una panacea a la cual se plegarían las voluntades, los intereses, el pasado, los odios étnicos y las diferencias de índole religiosa de los europeos. Además, aquellos políticos no conocían aún la ruina y desesperanza que pocos años después causó el sistema económico de las democracias, con el crash del 29 y la Gran Depresión.
En Checoslovaquia vivían, en el momento anterior a la anexión de los Sudetes, 3.200.000 de alemanes (y austriacos), 7.450.000 checos (en el centro y centro-oeste), 2.300.000 eslovacos y más de un millón de húngaros y rutenos. En total, la región alemana fronteriza de Los Sudetes alcanzaba una extensión de casi 30.000 kilómetros cuadrados.
.
(4) Beck, en desacuerdo con Hitler, dimitió por causa de la progresiva mayor influencia de las SS en la estructura de la Wehrmacht y por la invasión de Bohemia y Moravia. Beck quedó en situación de reserva. El 20 de julio de 1944, Beck intervino en el complot para asesinar a Hitler organizado y ejecutado por Claus von Stauffenberg. Al fracasar el plan, se suicidó.
.
Enlace con el "Índice general de artículos", pues está Ud. dentro de "Jose Antonio Bru Blog".
Hitler y las Juventudes Hitlerianas
.................................................
.................................................
................................................
.
Fotografía de cabecera: Hitler se dirige al pueblo vienés, 15 de marzo de 1938, en Heldenplatz (Plaza de los Héroes), delante del Palacio Imperial de Hofburg. Al fondo, observamos el edificio del Ayuntamiento (Wiener Rathaus) de estilo neogótico, segunda mitad del XIX.
.
Fotografías, en orden descendente:
-Entrada en Salzburgo
-Entrada en Innsbruck
-Entrada en el Tirol
-Entrada en Viena
-Hitler camino de la abadía de Melk.
-Hitler en el Reichstag, tras el Anschluss de Austria
-Los reyes del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda,
Jorge VI e Isabel Bowes-Lyon, flanqueando al
 matrimonio Chamberlain.
Puerta de Brandenburgo. Olimpiada de Berlín, 1936
-Entrada en los Sudetes
-Hitler en Karlsbad, capital de Los Sudetes, entre la alegría popular
-Hitler y Chamberlain en Múnich
-Los firmantes del Acuerdo de Múnich, Chamberlain, Daladier, Hitler y Mussolini.
-Los alemanes son expulsados de sus hogares en Reichenberg, 1946
-Los Sudetes, en marrón, dentro de Checoslovaquia
-Engelbert Dollfuss
-Hitler con las juventudes hitlerianas en 1934
-Hitler durante los JJOO de Berlín, 1936
.